• Barranquilla - Domingo 27 de Septiembre de 2020

Corporación Autónoma Regional del Atlántico

Corporación Autonoma Regional del Atlántico

En Atlántico, somos “Gente de Buen Ambiente”

Quiero comenzar a referirme a los recientes y constantes calificativos que se han escuchado a través de diversas personas, columnistas de opinión, medios de comunicación, redes sociales y hasta académicos, que de una u otra manera buscan encontrar una explicación a las altas cifras de contagios que vive nuestro departamento del Atlántico, a causa de la pandemia del covid-19. Incluso, nos han comparado con la ciudad de Guayaquil, Ecuador, siendo ciudades con condiciones sociales y económicas muy diferentes.

En esta  búsqueda de ¡Responsables!, olvidamos que nuestro Departamento es rico en muchos aspectos, en cultura, gastronomía, sitios turísticos, una vegetación de bosque seco tropical que hace parte del 8% que queda de este ecosistema en el país, una biodiversidad que arropa miles de especies de aves, mamíferos, reptiles; sin embargo, no podemos dejar de reconocer que también existen otras variables que al ser analizadas nos llevan a pensar que son causa del problema, como la pobreza,  la informalidad , el rebusque, el hacinamiento, la densidad poblacional de las ciudades y el crecimiento desmedido de las urbes.

Los factores sociales analizados por profesionales de varias disciplinas parecieran influir en el comportamiento ciudadano, que ha requerido un monitoreo y seguimiento contante de las autoridades locales quienes redoblan esfuerzos para buscar controlar así el incremento acelerado de la curva de contagio.

¡Culpables somos todos!, que por una u otra razón, tal vez cultural, nos definimos de personalidad  alegres, abiertos, extrovertidos, tanto que nuestra identidad caribe, también nos ha llevado a disfrutar en demasía los recursos naturales que nos ha regalado la naturaleza. Si, nos acostumbramos a utilizar sin medida recursos como el agua, a no delimitar nuestro rol como habitantes de este planeta que nos permitió vivir en él, a cazar especies de fauna, a arrojar la basura en las calles, a talar nuestros árboles que nos proveen del oxígeno que nos da vida.

Nos acostumbramos a ser una sociedad donde la autodisciplina nos cuesta mucho, en los ámbitos personal, social y ambiental. A actuar no porque debemos cuidar o proteger nuestros entornos, sino porque tememos a ser sancionados por las autoridades competentes. Todo ello, hoy comienza a pasar factura muy alta a la humanidad.

El coronavirus ha impactado fuertemente la salud humana, sin embargo hemos escuchado de varias fuentes y organizaciones internacionales, que moderar el comportamiento ciudadano para evitar propagar el virus, también se han producido efectos en el medio ambiente que parecen ser benéficos para todos. Un ejemplo palpable, es la reducción de gases de efecto invernadero o la disminución del tráfico ilegal de fauna silvestre. Si bien es cierto,  esta mejoría podría ser un paliativo sin que resuelva en realidad, la crisis mundial a nivel climático.


Con respecto a la probable mejoría estaría viviendo el planeta, lo cual aún no podría precisarse con soportes científicos, existe una gran preocupación al estimular de nuevo la economía y todo lo que ello implica en términos de aumento nuevamente de las emisiones contaminantes.

Un estudio de la WWO-Italia revela asegura que “La destrucción de los hábitats y la biodiversidad causada por el hombre rompe equilibrios ecológicos que pueden contrarrestar los microorganismos responsables de ciertas enfermedades y crear condiciones favorables para su propagación”.

Lo cierto, es que ningún ser humano en el planeta quisiera vivir una situación similar, por ello, es necesario que nuestra acción humana no siga siendo devastadora sobre la naturaleza por la incidencia que esto tiene en la propagación de enfermedades, desencadenando además graves problemas sociales y económicos.

Como autoridad ambiental del Departamento, hemos formulado un Plan de Acción Institucional, que ha sido construido en un momento histórico, en el que a todos, ciudadanos e instituciones, nos llegó la hora de replantear la relación hombre–economía– naturaleza, procurar por su armonización, y hacer un llamado a la conciencia, a la responsabilidad y a nuestro compromiso como seres humanos, entendiendo que este trinomio constituye la base para el desarrollo  sostenible , el  cual no solo implica responsabilidad con nosotros,  sino también con las futuras generaciones.

Finalmente, quiero terminar reconociendo la valentía y entereza de todos los habitantes de esta región, y el aporte de la gran mayoría que amamos esta bella tierra, y solicitándole al país, confiar en nuestra gente, porque en el Atlántico somos “Gente de Buen Ambiente”, estoy seguro que juntos saldremos adelante , una flecha  se rompe fácilmente , pero no un fardo de diez,  por eso invito a toda la comunidad atlanticense  a hacer historia, vamos a cuidar de nosotros, de nuestras familias,  de nuestros amigos , de nuestros vecinos , porque cuidar de ellos es cuidar de nosotros mismos , vamos a cuidar nuestro planeta, nuestros recursos naturales, evitemos el tráfico de especies silvestres, unidos vamos a conservar nuestros ecosistemas y minimizar el impacto del cambio climático. Y recuerda somos ¡Gente de buen ambiente!


Julio 08, 2020 - 18:49:01

Calificar este artículo
Resultados
  • Malo
  • Regular
  • Bueno
  • Muy Bueno
  • Excelente
Malo Regular Bueno Muy Bueno Ecxelente (3 Votos)

Horario de atención


Lunes a Viernes

08:00 a 12:00 a.m. - 1:00 a 5:00 p.m.

Conmutador: (57-5) 3492482 - 3492686

Líneas gratuitas 018000 110102
Email:
peticiones@crautonoma.gov.co
info@crautonoma.gov.co
notificacionesjudiciales@crautonoma.gov.co

Ubicación

Calle 66 No. 54 -43, Barranquilla - Atlántico (Colombia)
Copyright © 2020 Todos los derechos reservados C.R.A. Política de Privacidad y Uso